Poema publicado en Letras & Poesía.

Al admirar tu rostro me pregunto ¿por qué pasó tan rápido el tiempo? Cuento los momentos en los que coincidimos, pero aún no lo entiendo.  Una mirada bastó para descubrir el brillo de tus ojos. Dos pasos fueron suficientes para invitarte un café. Tres segundos para decirme que sí. Cuatro dedos fueron los que me dejaste tocar al buscar tu mano. Cinco días bastaron para decir te quiero. Seis semanas para pedirte un noviazgo. Siete palabras entendí tras el encanto de tu voz, aquella vez que cantabas en el auto. Ocho lunares tiene tu rostro. Nueve pecas cubren tus brazos. El día de hoy, diez veces te he dicho: te amo.

En un solo día puedo vivir eternamente a tu lado. Para que nunca termine nuestro poema de amor.

 

*Imagen: “El beso” de Francesco Hayez (1859)

Anuncios