Cuento publicado en Letras & Poesía.

Soledad que va y vuelve. Silencio escondido entre el ruido del mundo. Una lágrima baja por su mejilla. Entender a sus papás. Lo único que quiere. Trata de unir dos o tres palabras. Busca un significado a su tristeza. El terapeuta la mira. Reconoce la falta de cariño en los ojos de su paciente.

No puedo.

Su preparación profesional, le exige esconder las respuestas. Ella encontrará la solución. Es la segunda sesión. El divorcio de sus padres, ha tomado el protagonismo de sus ideas.

No me había dado el tiempo para pensar en esto, siempre lo evado, escapo de mis pensamientos.

El llanto pinta su rostro con pequeñas estrellas de luz y agua. Su alma respira, arrogando el agua del interior de su corazón. Descruza las manos y mira hacia el cielo, pidiendo una respuesta a su abuelo. Al bajar la guardia, el terapeuta lanza su espada.

Si dejas de lado tu fe, no será lo único que perderás.

 

 

*Imagen de David Friedrich “Wanderer above the sea of fog”.

Anuncios