Para encontrar el amor en la mujer, el hombre primero tiene que soñarla y luego la encuentra. No es posible una familia sin soñar. Te has preguntado ¿hoy soñé con el amor? Sucede cuando saltas del enamoramiento al compromiso. Es la inclinación de la libertad hacia un para siempre. Porque para la persona madura, actuar deberá ser prioridad ¿quieres a esa persona? – ¿estas decidido a? – ¿estás dispuesto a? -. Dejar lo sublime del enamoramiento requiere educar el sentimiento, la inteligencia y la voluntad. Para mantener el amor hay tres palabras mágicas: ¿puedo?, gracias y perdón. El perdón es un gran acto de amor. Así descubrimos el don personal del otro, encontramos el amor que siempre quisimos dar, porque en el matrimonio es más importante dar que recibir.

 

 

*Imagen: “Los novios” de Antonio López García (1960).

Anuncios