Exijo te dejes encontrar

pues cobrar

estos desvelos

es tarea de tus besos.

Atrapado en el desvelo

de tu cuerpo,

la noche oscura

resalta tu hermosura.

Mujer sin sueño

cuido mi vigilia con esmero,

porque inventarte no basta

si de amarte se trata.

Mañana otro día

nacerá y verá tu alegría,

a lo lejos sonreirás

para la vida iluminar.

Pétalos entre estrellas

descansos en vela,

suavidad que brilla

hoy solo, soñarte mía.

De ti, las poesías

son travesías

sublimes

de alegorías.

 

 

 

*Imagen: “Cabeza de mujer” de Leonardo Da Vinci (1475)

Anuncios