Ante tu ausencia no tengo respiro que me llene el cuerpo,

no se sí extrañarte porque no te conozco lo suficiente.

Mi corazón anhela tu presencia, aunque sea cerca para no

extrañarte mas.

Las palabras han sido pocas, pero aun retumba tu voz en

mi alma, tampoco es amor porque nuestras almas se conocen

pero no han decidido mirarse a los ojos.

No te extraño, pero quiero verte, hablarte, incluso besarte.

Besarte y dejarte de besar para empezar a extrañarte.

Tomar una foto tuya y buscarte no es extrañarte, porque tu

imagen no la conseguí de tus manos, ya que por mas que cierre

mis ojos y te mire, los abro y no te extraño.

Vuelve y déjame extrañarte.

 

 

*Imagen de Vladimir Volegov

Anuncios