Contaba un ciego

no es necesario ver,

para entender lo simple de la belleza.

Me vuelvo un misionero,

al querer conocerte

y vibra mi voluntad.

La razón de tu luz,

tu sonrisa, una sonrisa simple.

Llena de alegría.

Que tristeza de aquel,

no ve.

No entenderá

tu belleza,

nunca verá tu sonrisa.

 

*Dibujo hecho por Celina Rivas

 

 

Anuncios